Skip to content

!Despertad ya de una vez, capullos/as! (3)

13 de mayo de 2012

¿Ha pensado alguna vez hasta dónde es usted capaz de aguantar con su vida?

Su estado límite puede parecerse a alguna de estas escenas:

-Ojos ensangrentados fuera de las órbitas y escena de gritos (y objetos voladores perfectamente identificados) con su mujer/marido.

-Ojos ensangrentados fuera de las órbitas y escena de gritos (y objetos voladores semi-identificados) con sus hijos adolescentes.

-Ojos ensangrentados fuera de las órbitas y escena de gritos (sin objetos voladores) con sus hijos pequeños.

-Su mejor cara de imbécil durante todo el día y una incómoda postura decúbito supino con su jefe/a en su trabajo (mientras él/ella se lo folla a usted por detrás en sentido figurado).

-Lo mismo de arriba, pero en este caso es ese trabajador con depresión y propensión al absentismo el que se lo folla a usted por detrás (en sentido literal).

-Repentinas ganas de vomitar y de salir al balcón a gritar !!Despertad ya de una vez, capullos!!, mientras ve horripilado el Telediario de las 9 (ya no importa de qué canal).

Piense usted en todo ello mientras yo voy pensando en mi próximo Post.

Anuncios

From → Capullos/as

2 comentarios
  1. Silvia permalink

    Si… me lo imagino…y lo vivo

    Ojos ensangrentados fuera de las orbitas y escenas de gritos con los perros que se cuelan en casa, con los que se cagan en el salón, con los que se me suben al coche, con los que me lo rallan al llegar a casa aunque sea por la emoción, con los que me manchan la ropa cuando estoy a punto de salir de casa, con los que se meten delante del coche cuanto más prisa tengo, con los que se quedan entre las dos puertas y me hacen volver atrás a abrirles para meterlos dentro, con los que me hacen agujeros en todo el jardín

    Ojos ensangrentados con los que me roban la comida que había dejado encima de la mesa, el filete que se estaba descongelando en la encimera, la paletilla que me habían regalado en Navidades,

    Ojos ensangrentados más a menudo de lo que yo quisiera, peeeero, ¿qué hago? ¿los devuelvo?
    noooooooooooooooo, piensa en Olivia…

    ;))

    • Silvia, últimamente me he convencido de que estar enfadado acorta la vida. Y la vida, siempre que seas tú mismo el que elige por dónde llevarla, vale mucho la pena.
      Como decía el otro día José Luís Sampedro: no solo existe el derecho a la vida, además está la obligación de vivirla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: