Skip to content

NO consulte el MANUAL (3)

13 de octubre de 2012

Transcribo en esta entrada un artículo que escribí en marzo de 2009 para una revista femenina.

EL SECRETO DEL SECRETO

¿Alguien no ha leído todavía El Secreto? ¿Y Descubre el Secreto? ¿Y Más allá de El Secreto? ¿Y Las claves de El Secreto?

Si la respuesta es NO, deje inmediatamente todo lo que esté haciendo, corra lo más rápido que pueda a la primera librería y hágase con un ejemplar de cada título antes de que sea demasiado tarde…, o termine de leer este artículo, no haga nada de lo anterior y se habrá ahorrado sesenta euros.

He de reconocer, sin embargo, que yo no solo los he ojeado todos sino que además he disfrutado con cada línea, y eso que actualmente lo último que me conviene es un libro de autoayuda ya que, en plena crisis internacional, lo que procede es pasar urgentemente a la acción y dejar para otro rato las lamentaciones circulares y los valles de lágrimas de efecto paralizante. Por eso quiero que conste que lo hice con el único propósito de descubrir no el secreto, sino la impostura.

Para ello hay que empezar denunciando sin doblez que la señora Rhonda Byrne, el matrimonio Attwood, Doña Brenda Barnaby y el señor Daniel Sèvigny, autores respectivamente de las cuatro obras aludidas, han hecho definitivamente el agosto estirando hasta la náusea el ya de por sí desconcertante libro El Poder del Ahora del canadiense Eckhart Tolle. Esta última perla majórica de la literatura contemporánea apunta maneras desde la misma portada, pues ya sólo con leer el subtítulo—Una guía para la iluminación espiritual— uno se queda tan pasmado que la mente se le pone completamente en blanco, consiguiendo así, desde el primer momento, lo que el escritor pretende que aprendamos a lo largo de sus doscientas veinte páginas. Debe ser precisamente esa la razón por la que su eficacia está fuera de toda duda y por la que un tal Marc Allen, autor a su vez de El Arte de vivir el Tantra y Visionary Business, señala en la contraportada que “Hay en este libro una energía vital que casi se puede sentir cuando uno lo toma en sus manos”.

He observado que estos librillos—pues denominarlos obras literarias o simplemente libros, produce demasiado eco en sus huecas cajas de resonancia—, se presentan al lector con estudiadas y altisonantes locuciones de elogio y alabanza que otros autores, a su vez, han pronunciado al respecto. Y a poco que nos fijemos vemos claramente que todos ellos son siempre los mismos. Por ejemplo Deepak Chopra, poeta-profeta de la medicina alternativa, tal y como lo describió la prestigiosa revista Time, también se reserva su espacio en la portada de El Poder del Ahora, y el enunciado que elige es “Uno de los mejores libros publicados en muchos años. Cada frase resuena a verdad y poder”. Este caballero es, al mismo tiempo, el autor de títulos como Poder, libertad y gracia, El libro de los Secretos, Iluminación, Las 7 leyes espirituales del éxito, Viaje hacia el bienestar…y al menos una veintena más — en la mayoría de los cuales hacen sus comentarios varios de los sujetos antes aludidos—. Es fácil imaginarlos reunidos alrededor de una gran mesa votando democráticamente cuál de los presentes sacará al mercado el próximo best seller y quién hará su escueto pero contundente comentario en las solapas, resultando por ende favorecido para publicitar, sin tapujos, su obra más reciente. Por descontado, acordarán in situ y de forma igualmente consensuada, el título y subtítulo de la criatura. No me extrañaría incluso que el asunto se organizara por turnos rotatorios.

La cadena de libros de superación y mejora personal para la recomposición espiritual es casi infinita, como lo son los ingresos anuales de sus creadores. Archimillonarios que día a día multiplican por mil sus indecentes fortunas con la ayuda de la autoayuda. Pérfidos magnates que se aprovechan deliberadamente de la desesperación, la insatisfacción personal y la falta de personalidad, o lo que es lo mismo, que rentabilizan la forma de ser y sentirse del noventa y ocho por cien de la población del planeta. En definitiva, ávidos observadores de miserias ajenas y maestros narradores de la obviedad.

Es momento de transcribir algunas frases que orbitan entre las páginas de estos textos. Por ejemplo “…en ausencia del tiempo psicológico tu sentido de identidad procede del Ser, no de tu pasado personal”, “…cuando has obtenido los primeros atisbos del estado intemporal de conciencia, empieza un ir y venir entre la dimensión temporal y la presencia”, “…la atención consciente sostenida corta el vínculo entre el cuerpo-dolor y tu proceso de pensamiento, y pone en marcha el proceso de transmutación”. Y mi favorita: “El propósito externo pertenece a la dimensión horizontal del espacio y del tiempo; el propósito interno implica una profundización en tu Ser, en la dimensión vertical del ahora intemporal”.

Por favor, reunamos un poco de sensatez…¿¿pero alguien realmente entiende una sola palabra de todo esto??

En serio que con esta crítica lo último que pretendo es desprestigiar toda esta bibliografía enrevesada y oportunista que se extiende rápidamente como una epidemia, porque con ello estaría desenmascarando a miles de personas excelentes pero confusas que llenan sus estanterías con estos títulos en los que siempre, invariablemente, aparece la palabra “poder”, “secreto”, “espiritual”, “fuerza”, “felicidad”, “verdad” o “éxito”. Y la verdad es que el secreto del éxito es poder olvidarse de lo espiritual, organizarse para no caer en la desesperanza y emplear toda nuestra fuerza en vivir intensamente el día a día. Sin más.

Anuncios

From → MANUAL

6 comentarios
  1. laia permalink

    me va estupendo tu artículo en estos dias q llevo de “no saber qué hacer con mi vida”, y que yo achacaba a la ovulación hasta q la ginecologa me dijo q yo hace tiempo q no ovulo pq tomo hormanas!! Me jodió la escusa y me sumergí en mis miserias…. Repetiré como un mantra “OLVIDARME DE LO ESPIRITUTAL, ORGANIZARME PARA NO CAER EN LA DESESPERANZA Y EMPELAR TODA MI FUERZA EN VIVIR INTENSAMENTE EL DIA A DIA. SIN MAS” merci por tus sabias palabras q no te reportan ni un chavo, a diferencia de todos esos charlatanes!!!!

    • No sabes cuánto me alegro de contribuir, aunque sea un poquito, a esa deconstrucción que con toda seguridad llegará a buen puerto. Estoy convencida de ello.

  2. Silvia permalink

    Los libros de autoayuda me recuerdan a los crecepelos…. Te dan esperanza, te hacen sentir bien mientras los lees (o te lo aplicas) porque crees que vas a encontrar la solución en cualquier momento, pero lo cierto es que se quedan a un nivel bastante superficial y por lo tanto, su eficacia suele durar poco. No porque no contengan en su interior una gran verdad y una potencial eficacia, sino porque no basta con sentirnos bien durante unos minutos, horas o días… hay que hacer un trabajo más profundo para que algo de lo que en ellos dicen funcione de verdad….

    No basta con desear…. hay que TRABAJAR

    Creo que son una excelente semilla que pueden obrar cambios en las personas, pero el problema es que nos olvidamos de regar la semilla, cuidar la plantita, y hacer que se convierta en un robusto árbol que nos de sombra y frutos….

    El verdadero secreto es tener sentido común, pensar que las cosas no cambian sólo con desearlas o creer en palabras mágicas.. Las cosas cambian si realmente estamos dispuestos a trabajar en ello, con constancia, con paciencia y con ilusión… o al menos con convicción….

    Creo en la magia… la magia de la ilusión,
    Creo en el poder… el poder cambiar cuando algo no te gusta
    Creo en la espiritualidad (para mí es fundamental … y me ayuda a conseguir mi paz interior),alimento para el alma
    Creo en la ayuda a los demás y en la autoayuda… la caridad empieza por uno mismo.

    No percibo los libros de autoayuda como lectura para tontos sin personalidad ni desesperados, simplemente una lectura a veces amena, a veces coñazo, que en el mejor de los casos te hace reflexionar y puede que en los más afortunados, dar el empujón para el cambio, pero siempre, siempre, siempre…. sabiendo que hay límites evidentes y que si no trabajamos en ello no servirán más que para haber pasado unas horas… con un libro entretenido

    Y por cierto, con 17 años leí un libro de autoayuda que me gustó mucho que se llamaba ACTITUD MENTAL POSITIVA. No se cómo sería ahora al leerlo, posiblemente todas aquellas palabras que me hicieron reflexionar entonces ahora algunas me sonarían a pedazo de obviedad ya con 40 años, y otras no pasan de moda… son perlas de sabiduría…. aunque a veces, con el tiempo las modifiquemos “a nuestro modo” Y la frase que siempre me acuerdo es:

    DIOS ME OTORGUE LA SERENIDAD DE ACEPTAR LAS COSAS QUE NO PUEDO CAMBIAR, EL VALOR DE CAMBIAR LAS QUE PUEDA, Y LA SABIDURÍA PARA PODER DISCERNIR….

    Esta frase tan simple encierra una gran verdad, aunque yo con el tiempo he cambiado el DIOS ME OTORGUE por BUSCO EN MI…. pues no hay que dejar en manos de otro algo que sólo tú puedes hacer que cambie….

    Ah! Y los libros más interesantes de “autoayuda” no son los que usan palabras rimbombantes e ininteligibles, sino los que con palabras sencillas te transmiten algo y te hacen reflexionar.

    :))

    Muakskssssss

    Silvia

    • Pedazo de reflexión….Silvia, voy a tener que incluir un apartado extra para tus aportaciones. Le ponen el contrapunto sensato (y documentado) a mis divagaciones.

  3. santamayte permalink

    Me parece estupendo que haya libros de autoayuda,siempre que realmente sirvan de alguna ayuda,pero la inmensa mayoria de ellos no son más que engaños para gente desnortada y que en un momento puntual de su vida,no saben que hacer con ella;de ahí la frase “Agarrarse a un clavo ardiendo”Pienso que todas las lecturas,conversaciones,articulos,cine,radio e incluso televisión,te pueden ayudar en un momento dado,si eres capáz de reflexionar y sacar una enseñanza.La autoayuda soy yo.

    • Santamayte, ahí lo has visto. “La autoayuda soy yo”. No puedo imaginar una afirmación más contundente. !!!Si la propia palabra lo dice!!! Me encantan tus comentarios y valoro mucho que te intereses por lo que se dice por aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: