Skip to content

Piense un poco (19)

21 de mayo de 2013

Vale la pena leerse esto. Se trata de un artículo de Risto Mejide publicado en “El Periódico” el domingo 19 de mayo de 2013.

http://www.elperiodico.com/es/noticias/al-contrataque/busques-trabajo-2394122

NO BUSQUES TRABAJO

No busques trabajo. Así te lo digo. No gastes ni tu tiempo ni tu dinero, de verdad que no vale la pena. Tal como está el patio, con uno de cada dos jóvenes y casi uno de cada tres adultos en edad de dejar de trabajar, lo de buscar trabajo ya es una patraña, un cachondeo, una mentira y una estúpida forma de justificar la ineptitud de nuestros políticos, la bajada de pantalones eurocomunitaria y lo poco que les importas a los que realmente mandan, que por si aún no lo habías notado, son los que hablan en alemán.

No busques trabajo. Te lo digo en serio. Si tienes más de 30 años, has sido dado por perdido. Aunque te llames Diego Martínez Santos y seas el mejor físico de partículas de Europa. Da igual. Aquí eres un pringao demasiado caro de mantener. Dónde vas pidiendo nada. Si ahí afuera tengo a 20 mucho más jóvenes que no me pedirán más que una oportunidad, eufemismo de trabajar gratis. Anda, apártate que me tapas el sol.

Y si tienes menos de 30 años, tú sí puedes fardar de algo. Por fin la generación de tu país duplica al resto de la Unión Europea en algo, aunque ese algo sea la tasa de desempleo. Eh, pero no te preocupes, que como dijo el maestro, los récords están ahí para ser batidos. Tú sigue esperando que los políticos te echen un cable, pon a prueba tu paciencia mariana y vas a ver qué bien te va.

Por eso me atrevo a darte un consejo que no me has pedido: tengas la edad que tengas, no busques trabajo. Buscar no es ni de lejos el verbo adecuado. Porque lo único que te arriesgas es a no encontrar. Y a frustrarte. Y a desesperarte. Y a creerte que es por tu culpa. Y a volverte a hundir.

No utilices el verbo buscar.

Utiliza el verbo crear. Utiliza el verbo reinventar. Utiliza el verbo fabricar. Utiliza el verbo reciclar. Son más difíciles, sí, pero lo mismo ocurre con todo lo que se hace real. Que se complica.

Da igual que te vistas de autónomo, de empresario o de empleado. Por si aún no lo has notado, ha llegado el momento de las empresas de uno. Tú eres tu director general, tu presidente, tu director de marketing y tu recepcionista. La única empresa de la que no te podrán despedir jamás. Y tu departamento de I+D (eso que tienes sobre los hombros) hace tiempo que tiene sobre la mesa el encargo más difícil de todos los tiempos desde que el hombre es hombre: diseñar tu propia vida.

Suena jodido. Porque lo es. Pero corrígeme si la alternativa te está pagando las facturas.

Trabajo no es un buen sustantivo tampoco. Porque es mentira que no exista. Trabajo hay. Lo que pasa es que ahora se reparte entre menos gente, que en muchos casos se ve obligada a hacer más de lo que humanamente puede. Lo llaman productividad. Otra patraña, tan manipulable como todos los índices. Pero en fin.

Mejor búscate entre tus habilidades. Mejor busca qué sabes hacer. Qué se te da bien. Todos tenemos alguna habilidad que nos hace especiales. Alguna singularidad. Alguna rareza. Lo difícil no es tenerla, lo difícil es encontrarla, identificarla a tiempo. Y entre esas rarezas, pregúntate cuáles podrían estar recompensadas. Si no es aquí, fuera. Si no es en tu sector, en cualquier otro. Por cierto, qué es un sector hoy en día.

No busques trabajo. Mejor busca un mercado. O dicho de otra forma, una necesidad insatisfecha en un grupo de gente dispuesta a gastar, sea en la moneda que sea. Aprende a hablar en su idioma. Y no me refiero sólo a la lengua vehicular, que también.

No busques trabajo. Mejor busca a un ingenuo, o primer cliente. Reduce sus miedos, ofrécele una prueba gratis, sin compromiso, y prométele que le devolverás el dinero si no queda satisfecho. Y por el camino, gánate su confianza, convéncele de que te necesita aunque él todavía no se haya dado cuenta. No pares hasta obtener un . Vendrá acompañado de algún pero, tú tranquilo que los peros siempre caducan y acaban cayéndose por el camino.

Y a continuación, déjate la piel por que quede encantado de haberte conocido. No escatimes esfuerzos, convierte su felicidad en tu obsesión. Hazle creer que eres imprescindible. En realidad nada ni nadie lo es, pero todos pagamos cada día por productos y servicios que nos han convencido de lo contrario.

Por último, no busques trabajo. Busca una vida de la que no quieras retirarte jamás. Y un día día en el que nunca dejes de aprender. Intenta no venderte y estarás mucho más cerca de que alguien te compre de vez en cuando. Ah, y olvídate de la estabilidad, eso es cosa del siglo pasado. Intenta gastar menos de lo que tienes. Y sobre todo y ante todo, jamás te hipoteques, piensa que si alquilas no estarás tirando el dinero, sino comprando tu libertad.

Hasta aquí la mejor ayuda que se me ocurre, lo más útil que te puedo decir, te llames David Belzunce, Enzo Vizcaíno, Sislena Caparrosa o Julio Mejide. Ya, ya sé que tampoco te he solucionado nada. Aunque si esperabas soluciones y que encima esas soluciones viniesen de mí, tu problema es aún mayor de lo que me pensaba.

No busques trabajo. Sólo así, quizás, algún día, el trabajo te encuentre a ti.

Anuncios

From → Piense

10 comentarios
  1. Vaya vaya. Muy bien por el Señor Mejide. Hace tiempo que predico en el desierto sobre ese aspecto. No esperar de los demás las soluciones. Es uno de las cuestiones de fondo que planteé en los tres pasos para cambiar la sociedad. Que tiene que salir de tí mismo, y que ya puedes esperar sentado si quieres que los demás (políticos en este caso) te saquen de la situación de desempleo.
    Sin ir más lejos, esta semana conocí a un hombre de cincuenta y pico que era oficial de carpintería. Llevaba tres meses en paro y no hacía nada. Estaba esperando que alguien le diese trabajo. ¿Cómo le digo yo a esa persona que ese no es el camino?
    Cuando yo he hablado de esto con algunas personas siempre han encontrado las excusas para no hacerlo, así pueden seguir lamentandose y criticando al gobierno, da igual del color que sea.
    Es cierto que ese camino es duro y difícil, y con la cultura del esfuerzo que en general reina por este reino de España, va a ser difícil que lo sigan.
    Un saludo

    • Tres meses no, tres años

    • En efecto Celembor, yo también predico (no sé si en el desierto) con este asunto. Remítanse al Post “Piense un poco (17)”. Pero el camino es tan difícil que la opción más fácil sigue siendo no hacer nada y esperar. Pero ¿esperar a qué? Lo cierto es que mientras esperamos podemos hacer infinidad de cosas, y gratis.

  2. Mario permalink

    Pero siempre hay algun gilipollas como yo que realmente no tenemos nada especial.

    • Mario, eso es lo que tú te crees. Pero solo el hecho de haber leído este artículo hasta el final en este Blog anodino te hace ciertamente especial. Piénsalo.

  3. santamayte permalink

    Desde el comienzo de los tiempos el ser humano ha agudizado su ingenio y empleado sus habilidades para buscarse la vida,con el siglo XX vino el “estado del bienestar” y la ley del minimo esfuerzo,lo que nos ha llevado al declive de la sociedad.No sé como se sale de esta,pero seguro que hay salida.

  4. Silvia permalink

    Me considero muy afortunada por haber tenido la suerte, y sobre todo la oportunidad, (porque ningún golpe de suerte dura toda la vida si no sabes gestionarlo bien) de encontrar trabajo… o que el trabajo me encontrara a mi…
    No se lo que es estar en paro, buscar empleo, cobrar un subsidio, o hacer cola en el INEM más que para firmar un contrato de trabajo y luego renovarlo a indefinido.
    No se lo que es no poder mantener a una familia, no poder pagar la hipoteca o el alquiler de la casa donde vivo, o tener que sacrificar a uno de mis perros por no poderlo tratar…

    Y a pesar de considerarme una persona empática, hablar desde esta situación es muy fácil y a veces puede parecer hasta fantasioso lo que voy a plantear, porque es evidente que en esta vida somos la suma de mil factores, y los míos y mis circunstancias me dan una visión muy personal del tema…

    Estoy totalmente de acuerdo con lo que dice en el artículo, pero este hombre por desgracia ha olvidado que vivimos en España, aunque no olvide nuestra situación política… Olvida que aquí la picaresca y el aprovecharse de los demás, y no de su potencial para seleccionar a un buen trabajador que forme parte de su equipo, está a la orden del día…
    Tú lo das todo, te esfuerzas hasta no poder más, te conviertes en “imprescindible”, dejándote la piel y demostrando que eres la persona ideal, pero cuando el empresario es cutre y tiene una mentalidad cutre de barrer pa casa y no de, gano yo, gana él… ganamos todos…
    Cuando hay un vacío de valores, de incapacidad para reconocer un buen trabajo, una persona con buenas actitudes y aptitudes, y esta por fin se cansa de no tener reconocimiento… eso va haciendo poso y crea personas alienadas y cansadas de luchar.

    Cuando eres emprendedor, pero por el motivo que sea no has sido capaz de detectar esas necesidades que tú puedes cubrir, o no has tenido la capacidad de crearlas y vender tu producto, o simplemente no se dan las circunstancias de poder hacerlo ¿entonces hacia donde te diriges?

    Una de mis fantasías sería que me tocara la lotería, no para dedicarme a la dolce far niente (no todavía…)
    Tendría que ser suficiente para poder vivir más que desahogadamente con parte de un capital x si no salen las cosas como yo creo, y otra parte del capital para invertir de la siguiente forma…
    Con la tranquilidad que da saber que tienes las espaldas cubiertas, y el margen que te da para ser tú mismo en cada uno de los trabajos, sin necesidad de tragar por miedo a perder el trabajo, sin ansiedades por nada porque es un experimento, con la ecuanimidad necesaria en cada uno de los casos para manejar las situaciones, plantear mis puntos de vista constructivos, etc… Me encantaría en ese caso bucear por decenas de trabajos diferentes, trabajar observando muy de cerca todo… analizando a los jefes, a los empleados, cómo hacen las cosas, qué carencias veo yo en cada caso, qué áreas de mejora… Conocer los trabajos desde dentro, las personas de cada trabajo, sus motivaciones, etc… y después de mucho observar, de mucho currar, y de mucho aprender… Crear mi propia empresa intentando no cometer todos esos errores que he visto tanto por parte de los jefes como por parte de los empleados….

    Se que es una fantasía ahora mismo para mi… Y lo más parecido que hice fue hace unos años… era agosto, yo estaba de vacaciones y mi mejor amiga trabajaba los fines de semana en el negocio familiar de eventos, sobre todo bodas, de camarera.. Me ofrecí a trabajar gratuitamente un día porque me apetecía vivir esa mini experiencia… y te puedo decir que fue muy gratificante, pues intenté en ese momento SER EFICAZ, hacerlo lo mejor posible, vivir cada momento… A mi me tocaba un par de mesas y estuve super pendiente todo el tiempo, sin agobiar… Observaba, atendía, sonreía, y era rápida… Todo por el placer de hacer un buen trabajo… porque me daba la gana… Antes de irse los invitados hubo uno que me llamó y me agradeció el buen servicio que les había dado y lo pendiente que había estado de ellos ¿y sabes? Quizás si no hubiera sido así y hubieran sido una panda de cafres, mi experiencia hubiera sido bien diferente, pero fue la que fue y ese trabajo “no remunerado” me dio el mejor sueldo que pude haber tenido ese día.. me di cuenta de la importancia de dar lo mejor de uno mismo por el simple hecho de querer hacerlo y querer hacerlo bien, por la satisfacción del trabajo bien hecho… y si además somos capaces de reconocer el trabajo de los demás, tenemos la valentía y la generosidad de hacérselo saber, y hacemos de esto un habito de vida.. Se crea un feed back en las personas que hace que todos estemos mejor, más motivados y con más ganas de trabajar bien y de contribuir a una sociedad más sostenible y más feliz…
    ¡madre mía! ¿y esto es un comentario? ¡¡qué royera soy!!

    Besos

    Silvia

    • Silvia, cariño mío, me haces plantearme muy en serio si te contrato como colaboradora oficial del Blog.
      !!!Pero yo ya he pasado la etapa emprendedora de empresaria!!! Fue bonito mientras duró. Pero ya está.
      Te agradezco un montonazo el esfuerzo que pones contestando a mis Post. Tengo muuuuuuuuuuuuchas ganas de verte.

  5. Silvia permalink

    ¡Pero si ya me tienes en el bote! jajajaja, No necesitas contratarme, me tienes gratis, libre y autentica… cuando hay contratos no siempre se hace lo que a uno le apetece, y las cosas que se hacen por placer hay que disfrutarlas… Yupiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!

    No es un esfuerzo… es un placer ;))

    ¡vente pa cádiz! que yo también tengo muchas ganas de verte

    Muakksssss!!!!!

  6. Silvia permalink

    Tú eres un espiritu libre, un alma inquieta, y nunca dejaras de hacer cosas… Lo sabes…

    Empresaria o no… el aburrimiento no va contigo, y la creación te da la vida.. ¿te parece poco ser empresaria de tu propia vida? … mucha gente no consdigue tan siquiera sacar esa empresa adelante….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: