Skip to content

Piense un poco (22)

29 de julio de 2013

Ya son 79 los muertos en el accidente de tren de Santiago, y hoy han sufrido la misma suerte 38 personas más en un accidente de autobús en Avellino, Italia. En ese tren y en ese autobús podía haber viajado cualquiera, usted o yo.

Solo por esto creo que vale la pena pararse un minuto a pensar y llegar a conclusiones tan fáciles como las que aparecen de forma intermitente en algunas entradas de este Blog.

¿Nota que respira cuando se levanta por la mañana? Pues siéntase afortunado. Cada día que nos sale al paso desde que nacemos es un regalo. No sé muy bien de parte de quien, pero un regalo al fin y al cabo.

Piense un poco en esto cada una de esas veces que discute con su esposo/a, que su cuenta bancaria se ha quedado en rojo, que ha perdido los datos de su ordenador, que se le ha estropeado el coche, que su suegra le ha hecho un desplante o que su hijo ha llegado borracho a casa. Esto no quiere decir que no esté usted en su derecho de lamentarse y quejarse por todo ello, pero no exagere.

Créanme si les digo que tengo el privilegio de contar con la amistad de ciertas personas que agradecen cada día ese regalo del que les hablaba, y ello pese a haberse arruinado por completo, pese a haber perdido a un hijo o a un nieto y pese a saber que van a morir en unos meses.

Percibimos cada situación de nuestras vidas SIEMPRE en relación con algo. Nada ocurre aisladamente ni podemos juzgarlo en sí mismo. Por eso, intente establecer comparaciones, aunque éstas sean ciertamente odiosas. Verá qué alivio siente de repente.

Anuncios

From → Piense

3 comentarios
  1. santamayte permalink

    Efectivamente,si comparas siempre hay alguien en peor situación que la tuya y eso en cierta medida reconforta,pero sí sin entrar en comparaciones procuras ser feliz con lo que tienes y exprimes al máximo cada minuto de tú vida sin preocuparte si va a ser corta o larga,al final obtienes tu recompensa:”sensación de vivir”.

  2. Bien visto, como siempre. Elocuencia y brevedad.
    !!!Un abrazo de los gordooooooooooooooooooooooooos!!!!

  3. Silvia permalink

    Cuando ocurren estas catástrofes o accidentes fatídicos, nuestra conciencia de la muerte despierta y parece que sacamos la lista de “cosas por hacer antes de morirme… por si acaso soy el siguiente” o reflexionamos si realmente estoy VIVIENDO una vida con sentido y coherencia que me hace medianamente feliz. Porque total,… la vida es un ratico, y nadie sabe si voy a llegar a vieja…

    Son momentos naturales de reflexión, que a veces vienen muy bien para recordar que no somos eternos y debemos revisar de vez en cuando nuestros niveles de felicidad.

    Pero nuestro instinto de supervivencia es aún mayor que esta capacidad de reflexión, y poco a poco volvemos a la rutina porque sino viviríamos en un continuo miedo y estado de parálisis…

    Imagino que la metamorfosis interna que puede sufrir una persona va estrechamente proporcional a la cercanía del drama que vive cada uno en su momento…

    … Que todos los seres sean felices….

    Besos y sonrisas

    Silvia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: