Skip to content

Extracto del Manual matriz de las sociedades democráticas (4)

27 de enero de 2014

Bloque III-Madurez

Capítulo 7- Haga como que no pasa nada, aunque viva cada día odiando profundamente a su trabajo y a su mujer/marido.

Sección b)-Su puesto de trabajo

Variante ii)-Rentas medias (gente que todavía conserva su trabajo)

“Es lunes. A trabajar. No le dé más vueltas. ¿O es que piensa usted que le queda otro remedio? ¿No ha leído el refranero español? ¿O la Biblia? –El trabajo dignifica y además nos hace libres-  ¿Acaso tiene algo que objetar a esta afirmación? Mire a su alrededor. Mire la tele. ¿No ve esos señores con corbata lo dignos que están en sus escaños de madera en ese edificio tan bonito? Pues están trabajando. Por usted, por España. ¿No se siente usted más libre levantándose todos los días a la misma hora pero pensando que el domingo podrá elegir a qué restaurante llevar a su familia a comer? Usted gozará de esa libertad el domingo y todos los domingos gracias a su trabajo, gracias al dinero que gana por su trabajo. ¿Que no se siente muy digno y que no está del todo satisfecho con esa libertad? ¡No se queje hombre!, y de gracias. Mire a todos esos indignos que encima se han tenido que apuntar al paro. Por favor, deje de pensar en tonterías de esas de despedirse de su trabajito de toda la vida y hacer (en cambio) algo que le guste, o que le apasione, o que le haga feliz. ¿No ve que perderá toda su dignidad y además ya no será libre porque se verá atrapado en ….. (…..)?”

Pues esto es lo que dice el MANUAL, exactamente en la sección indicada. Así está escrito y así seguirá por los siglos de los siglos. Es la tradición, es la costumbre, es la revelación, es la autoridad, es lo que nos han enseñado, es lo que hemos visto en nuestros abuelos, nuestros padres y lo que deseamos para nuestros hijos. Pero, ¿es lo que de verdad queremos? ¿Hemos probado otra cosa? ¿Hemos investigado otros caminos? ¿Hemos pensado en otras alternativas? ¿¿ES LO QUE HAY??

Mire este corto de animación que una amiga me envió el otro día y contéstese usted mismo. Obsérvelo con un poco de profundidad, no se quede en la mera anécdota. Analice en serio el sentimiento que le deja. En definitiva, vaya más allá.

Anuncios

From → MANUAL

5 comentarios
  1. Silvia permalink

    Buena reflexion….al final todos formamos parte del engranaje tal y como esta organizada la sociedad…
    Pero no es nada facil salirse de esa rueda de hamster….
    Especialmente para el que tiene hijos y no tiene formacion ni pasiones…
    ¿Que pasaria si todo el mundo siguiera su pasion? ¿quien haria las tareas menos apasionantes y tan necesarias?
    Yo creo que hay una gran diferencia entre odiar tu trabajo y ser infeliz, a vivir moderadamente feliz con un trabajo que aunque no sea apasionante te da satisfacciones y te aporta tranquilidad….y esto para los padres de familia es fundamental.
    Besos

    • Si la enseñanza que sacamos del cortometraje es buena, la tuya es colosal. Esta segunda parte es a donde nos debe llevar, necesariamente, una reflexión más profunda.

      Sin embargo, y al hilo de ese paternalismo cuasi-reverencial que nos surge cuando pensamos en “esa-pobre-gente-con-hijos-abocada-irremediablemente-a-una-vida-gris-y-conformista” he de añadir lo siguiente: para mí esa pobre gente no existe. Toda persona es capaz de hacer algo sorprendente. Es profundamente injusto presuponer que alguien no va a poder conseguirlo. Cada cual tenemos algo que nos diferencia y un potencial conocido o por conocer. En lo que sea. Por eso cuando escribo me gusta pensar que TODO el mundo es capaz de dirigir su vida. Independientemente de sus circunstancias y de su CI. Y estoy segura de ello. Si le pregunto hoy a cualquiera, me dirá con toda seguridad que ÉL TAMBIÉN PUEDE.

      No soy partidaria de negar oportunidades o potencialidades a priori. Por eso NO me gusta lo de “pobrecitos, esos que no pueden. …” eso es una soberana tontería. Como es natural, en este espectro no incluyo a las personas con determinadas discapacidades físicas o psíquicas diagnosticadas (o sin diagnosticar). Se entiende. Aunque muchas de ellas TAMBIEN PUEDEN. Y afortunadamente…cada vez son más.

      Al hilo de esto último y de la pregunta “¿quién haría las tareas menos apasionantes y tan necesarias?”, he de hacer un segundo paréntesis:
      No subestimemos a los albañiles, a los camareros o a los que están poniendo un tornillo mecánicamente en una cadena de montaje. Basta con sentarse en cualquier cafetería del centro de Madrid para ver camareros disfrutando intensamente con lo que hacen porque ser camarero es su pasión. Sí, se lo he preguntado. Otro ejemplo, una vez conocí a una chica con parálisis cerebral que se levantaba cada mañana absolutamente entusiasmada porque se sentía útil (y desde luego lo era) acudiendo a la empresa que la había contratado para poner un tornillo mecánicamente en una cadena de montaje. Hizo de ello su pasión y ahí sigue. Mi pasión es escribir artículos de inmigración todo el día delante de un ordenador ¿alguien lo entiende? Pues si me vieran por un minuto la cara lo comprenderían de inmediato.

      Todo lo que vemos a nuestro alrededor son cosas que un día inventaron personas que siguieron su pasión. Que se pusieron a ello en cuerpo y alma. Se levantaban todos los días a la misma hora. No a las 8, sino probablemente a las 5. Seguramente la mayoría de ellas tenía hijos y hasta habían pasado por circunstancias difíciles. Pero eligieron trabajar haciendo lo que les apasionaba y lograron grandes avances de los que hoy disfrutamos todos. No sé porqué pero me cuesta imaginar a una persona que no le divierte lo que hace inventando la bombilla.

  2. Si, el tema familiar hace que uno esté dispuesto a sacrificarse por sus hijos, con un trabajo de mierda o una infelicidad permanente, para que sus hijos puedan tener un desarrollo sin carencias. Pero solemos fijarnos solo en las carencias materiales o alimenticias y olvidarnos de las afectivas. Pero entiendo perfectamente a lo que te refieres. He leído el manual muchas veces y el “target” no son aquellos a los que se refiere Silvia, aunque seguro que algo positivo pueden traer.
    Creo que lo más importante es que todo el que lea este post dedique unos minutos de silencio a reflexionar sobre si es su caso o no.

    • Celembor, me ha encantado lo de “a veces nos olvidamos de las carencias afectivas”. Has dado en un clavo en el que yo ni siquiera había pensado. Esa reflexión es absolutamente imprescindible para completar las anteriores. Te invito a leer mi contestación a Silvia para matizar lo del “target”. Me encanta teneros de lectores y disfruto enormemente con vuestros puntos de vista, tanto si coincidimos como si no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: