Skip to content

Larga vida a New Orleans

2 de noviembre de 2015

New Orleans no se parece a ninguna ciudad de los Estados Unidos, ni de América, ni del mundo. New Orleans es única, irrepetible e intransferible. Es una ciudad donde los propios son más raros que los extraños, que tiene banda sonora, donde el encanto todavía no ha cruzado la barrera de lo decadente. Un lugar varado en el tiempo donde una leyenda te espera en cada esquina y lo real se difumina al son del jazz. NOLA es para pasearla con una cerveza en la mano y un cigarrillo en la boca sujetando una sonrisa que no te puedes borrar. Pocos sitios merecen tanto un viaje y dejan tan buen sabor de boca. Si me pierdo buscarme allí.

Pero un gran viaje no lo fabrica solo el destino (y me refiero al físico y terrenal), la compañía es esencial. Y sin Nacho y Sun, New Orleans no hubiera sido la misma. Imposible imaginar mejores aliados para enfrentarse a Delphine LaLaurie, a los caimanes de los pantanos, a los fantasmas ciegos de absenta, a las piernas de James Brown, a los cerdos vietnamitas, al gumbo, la jambalaya, los buñuelos del Café du Monde y a tantísimo JAZZ en mayúsculas. “Why not?”, si me pierdo buscarme allí.

Por Dani Llabrés.

Música: “Mardi Gras in New Orleans”, del Professor Longhair

Anuncios

From → Piense

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: